Cuatro ojos: la vida de una miope

Cuatro ojos ven más que dos

Cuando dejé la gimnasia artística me apuntaron a una academia de inglés. Allí me prestaban películas en versión original subtitulada, en VHS por supuesto. Con esto no sé si aprendí idiomas, pero sí que valió para que mi madre se diese cuenta de que no podía leer los subtítulos desde el sofá. Y ya nada … Leer más