Relaciones a distancia

Soy experta en muy pocas cosas, pero si hay algo en lo que me saqué un máster durante 4 años, fue en mantener una relación a distancia. Del 2010 al 2014 viví a más de 600 kilómetros de mi novio y, contra todo pronóstico, funcionó. Aunque no fue fácil, ni mucho menos.

He leído que la tecnología hace más fácil el tema de las relaciones a distancia y seguramente sea así, aunque cuando empezamos yo no tenía ni Whatsapp. Eso sí, el teléfono fijo de mi casa lo tenía monopolizado y mínimo un par de veces a la semana tocaba charlar por Skype para sentirnos un poquito más cerca.

En persona nos veíamos una vez al mes, unas veces en Burgos, otras en Barcelona y otras en Zaragoza, por aquello de que nos quedaba a mitad de camino. Para aprovechar más el tiempo cogíamos trenes y buses nocturnos, de los cuales nos bajábamos, nos pegábamos una ducha y nos íbamos a trabajar. Fueron años muy duros en los que obviamente hubo momentos de dudas y de plantearse la relación, aunque también hay que decir que la emoción de encontrarse con el otro al bajarse del tren era insuperable.

En persona nos veíamos una vez al mes.

Pasaba el tiempo, nos íbamos haciendo mayores y tus perspectivas con 27 años no son las mismas que con 23 y hubo que tomar una decisión. Yo era profesora interina a media jornada en Castilla y León y aunque me gustaba, siempre había querido probar suerte como gestora deportiva, que era en lo que había especializado durante la carrera. Así que vi una oportunidad de perseguir mi sueño profesional y personal y a pesar de mi miedo, decidí probar suerte.

Estación de tren

Los inicios fueron muy difíciles, viviendo en casa de mis suegros hasta que encontramos piso de alquiler, trabajando dos horas al día como monitora de comedor, aprendiendo catalán, echando muchísimo de menos a mi familia y amigos. En más de una ocasión nos planteamos abandonar, él porque me veía fatal y yo porque había días que no quería ni salir de la cama y solo podía llorar y llorar.

En más de una ocasión nos planteamos abandonar.

Sin embargo, menos de 5 años después aquí seguimos, casados, felices y yo con mi plaza de profesora de Educación Física. El sueño profesional no pudo ser aunque estoy muy orgullosa de lo que he conseguido, pero esa es otra historia que ya os contaré.

Mi relación a distancia funcionó

¿Habéis mantenido alguna relación a distancia? ¿Funcionó? ¿Qué consejos daríais a alguien que se esté planteando tener una? Os leo.

¿Y tú qué piensas? Cuéntamelo en Instagram @inperfect_es
0/5 (0 Reviews)